¿Cómo se conservan las flores naturales?

¿Cómo conservar una flor natural?

Los amantes de las plantas que adquieran flores naturales de forma periódica para decorar su hogar, o que reciban como regalo un ramo de flores muy especial, desearán saber cómo se pueden conservar las flores frescas durante mucho tiempo, alargando su vida al máximo.

Consejos para conservar vivas las flores naturales

Si hemos comprado o nos han regalado un ramo o bouquet de flores, hay que quitarles el papel o el plástico con el que las floristerías suelen envolver las plantas para protegerlas, y posteriormente, cortar sus tallos en diagonal, además de quitarles las hojas que sobren. Posteriormente las flores se deberán colocar en un jarrón con agua que debe cubrir entre 7 y 10 cm de la parte inferior de sus tallos. El agua debería ser tibia para las flores cortadas, y para los bulbos o rosas, deberá ser fría. Este agua deberá ser reemplazada a diario.

¿Cómo se conservan las flores naturales?

Si cortamos de forma periódica la punta del tallo, esto facilitará la absorción de agua y nutrientes directamente a la flor, viéndose más bella y lustrosa. También es recomendable colocarlas en un lugar iluminado de forma natural para que reciban luz solar de forma indirecta, y por la noche, colocarlas en lugares frescos.

Otros tipos de flores requerirán unos cuidados específicos para conservarlas, como es el caso de las rosas. Para conservar una rosa por más tiempo, se necesitará cortar su tallo, las espinas, y cambiarles constantemente el agua; mucho mejor si es fría.

Existen otros trucos curiosos como el de introducir una aspirina o un cuarto de taza de gaseosa en el agua para aportar sales minerales a la planta, o también el de introducirlas en un jarrón de plata, puesto que esta ayuda a detener la proliferación de las bacterias que puedan atacar la flor.

 

Inmortalizar flores: aprende a secar flores naturales

Otra de las opciones que cada vez son más valoradas por las personas asiduas a llenar su casa de flores es la de secar flores naturales. Gracias a esto, la flor logrará mantenerse intacta en el tiempo, sin marchitarse y sin necesidad de recibir tantos cuidados como cuando era natural. Para ello, existen múltiples técnicas que nos ayudarán a conservar una flor, entre las que se incluye la técnica del secado, cada una de ellas con sus ventajas y sus desventajas. Todas ellas van destinadas a la conocida como preservación de la planta, aunque para ello existen otras muchas técnicas además de la de secar las flores naturales. Si quieres aprender a secar tus propias flores naturales, continúa leyendo.

¿Cómo se secan las flores naturales?

Las flores naturales se pueden secar de múltiples formas. Una de ellas -y la más sencilla- es dejándolas secar al aire libre. Para ello, los tallos de las flores se recortan, y se tienden boca abajo en un lugar en el que estén permanentemente a oscuras, como un armario. Si tienes varias flores, agrúpalas en ramos de seis y únelas con hilo dental, sin pretar demasiado el tallo. Después de dos semanas, estas estarán completamente secas. Termina el trabajo rociándolas ligeramente con un poco de laca y colócalas en un jarrón. ¡Listas para decorar!

Otra manera de secar una flor natural es prensándola. La forma más popular es metiendo las flores en el interior de un libro grueso, para que la presión prive a las flores de oxígeno y estas se sequen más rápido. Cuanta más presión añadas, con más velocidad se secará la flor. Déjalas entre 2 a 4 semanas cambiando periódicamente el papel secante y despégalas con mucho cuidado utilizando unas pinzas.

Por último, puedes sumergirlas en diversos componentes que ayudarán a que los pétalos de la flor se sequen. Entre los más comunes se encuentran la cera, harina de maíz o gel de sílice. Estos productos caseros, en muchas ocasiones y si no se tiene cuidado, pueden acabar por estropear la flor, ya que al disecarla pierde todos sus nutrientes y los pétalos son mucho más frágiles, tendiendo a romperse ante el más mínimo roce. Vigila en todo momento el proceso para que la planta no se seque demasiado y se torne quebradiza.

 

Como habrás visto, existen multitud de técnicas para preservar y secar tus flores naturales. Aunque puede hacerse fácilmente en casa, el resultado no suele ser tan perfecto como las realizadas de manos de profesionales floristas, puesto que estos suelen recurrir al uso de productos y soluciones especiales para preservar la vida de una flor.

En Roses to Love, trabajamos con la conservación de las rosas naturales, sometiéndolas a un novedoso proceso de preservación que las permita verse lustrosas y vívidas durante años. Las flores disecadas, a diferencia de nuestras rosas conservadas, tienen un acabado más débil y frágil y pueden caerse y desprenderse del tallo con el tiempo. Por ello, si deseas disponer de un centro floral con la garantía de que durará años en perfectas condiciones, te invitamos a que visites nuestra tienda on-line de rosas preservadas, para que conozcas toda la belleza de la que disponen este tipo de flores preservadas.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.